El día de todos los Santos, podría decirse que es un día para manifestar los recuerdos de esa persona que se fue y que tanto hemos querido. Esa persona que se fue para siempre y que tanto significó para nosotros. Ahora solo nos queda su recuerdo y no podría decirse que solo, puesto que el recuerdo de alguien, ya es mucho. Una marca en alguien ya es suficiente como para que merezca la pena vivir. Hay muertes más duras que otras, muertes que no entendemos, personas a las que les llega demasiado pronto y les queda aún muchos sueños por cumplir, muertes muy dolorosas, otras menos, pero todas dejan una marca, de esa persona que estuvo con nosotros y tiene que ver con cómo somos ahora.

Hay muchos comentarios sobre cómo llevar la muerte de un ser querido.

Unos dicen que si deverdad sientes la pérdida, hay que tener ciertas señales de respeto. Otros se saltan todo esto, pero ambos sienten la pérdida, cada uno lo maneja de diferente manera, unos pueden permitirse llorar la muerte, otros no pueden más que negarla y al final todos, negamos esa falta los ratitos que podemos, pues sino ¿qué sentido tendría la vida?. Uno sigue, hasta que le toca a él, pero siempre acompañado de sus recuerdos y de esas marcas. Marcas que duelen pero que también dibujan sonrisas al recordar.

Qué es la muerte sino el recuerdo de la finitud de la vida y de lo que disfrutamos en ella, el recuerdo de como algunas complicaciones no nos merecen la pena. Cuánto nos enfadamos con las personas que queremos y cuanto nos arrepentimos de habernos enfadado tanto durante su vida, en el momento de la despedida. Cuántas cosas dejamos para otro dia y que nos quedamos sin hacer. Hay montones de refranes para esto, refranes que se repiten una y otra vez pero seguimos haciendo lo mismo.

El día de los Santos tiene su ambigüedad, al igual que nuestra relación con la muerte. Por un lado vamos al cementerio a ver donde está situado nuestro familiar o amigo, le llevamos flores y luego vamos a casa a tomar los dulces típicos y es que sino no podríamos vivir con esa marca siempre visible, no se puede vivir pensando todo el rato en esas pérdidas.

¿Significa eso que los olvidamos? No los olvidamos nunca.

 

María Trinidad Arenas Jara | Nº de col.: M­26600

Mail: info@cambiandoderumbo.es

Psicólogá | Cambiando de Rumbo | Madrid

testimonial_bkgd2-compressor