Acompañamiento terapéutico

El Acompañamiento Terapéutico es un tipo de intervención que trabaja en el ambiente cotidiano de la persona: en su barrio, en su casa, en lugares de ocio, centros educativos o laborales… etc. Y es precisamente en estos lugares donde el Acompañante Terapéutico sirve de apoyo para que el acompañado pueda ir desplegando poco a poco sus propias capacidades y desenvolverse con mayor autonomía. Esto favorece un mayor grado de empoderamiento, y con ello una mayor calidad de vida, así como una mejoría sustancial en su evolución clínica.

Acompañamiento Terapéutico Adultos
Acompañamiento Terapéutico Adolescentes

Acompañamiento Terapéutico en adultos

En el Acompañamiento Terapéutico trabajamos con la persona a la que vamos a acompañar y su circunstancia, es decir, su entorno social y familiar. En el acompañamiento trabajamos desde un lugar de confianza y cercanía para ver qué falla en su día a día. Por ejemplo qué puede estar yendo mal en sus relaciones con los demás, en su capacidad para desenvolverse por la vida, o en el concepto que una persona pudiera tener de sí misma. Esto último, la noción que tenemos de nosotros mismos a veces puede estar distorsionado y provocar una profunda tristeza e inseguridad, lo que nos vuelve retraídos, apartándonos precisamente de nuestro entorno social.

Podemos llegar a desconfiar de los tratamientos que nos ofrecen para volver a estar bien, o creer que no los merecemos, pero es precisamente ahí donde el acompañamiento terapéutico se acerca a las personas que necesitan ayuda urgente, pero que su propia problemática les dificulta llegar a pedirla o aceptarla.

Los Acompañantes Terapéuticos trabajamos en red, coordinándonos y colaborando con otros profesionales de diferentes ámbitos (psiquiatras, trabajadores sociales, asociaciones, hospitales de día… etc.), con el objetivo de servir de apoyo y mejorar la calidad de vida de las personas que reciben tratamiento.

Los problemas que se suelen abordar con más frecuencia desde el Acompañamiento Terapéutico para adultos son:

  • Enfermedad mental.
  • Enfermedad física.
  • Adicciones.
  • Duelo, por un ser querido, por quien uno fue y ya no es, en general, las pérdidas y la dificultad para elaborarlas.
  • Discapacidad.

La noción que tenemos de nosotros mismos a veces puede estar distorsionado

¿Eres miembro de alguna asociación de personas con enfermedad mental?

Colaboración con Asociaciones
CONTACTO

Acompañamiento Terapéutico en adolescentes

El Acompañamiento Terapéutico con adolescentes consiste en crear un vínculo sano y de confianza con el adolescente, que le permita al joven construir un espacio de libertad y de crecimiento personal. Descubrir, junto con ellos, qué quieren, qué les gusta, en qué son buenos.

Partimos de ahí, ya que la adolescencia es un periodo difícil y en constante evolución. Un periodo en tierra de nadie entre la niñez y la vida adulta, en el que definirán su personalidad y sentarán las bases de quiénes serán el día de mañana. En esta etapa crucial, se enfrentarán a situaciones y experiencias por las que querrán pasar: fiestas, alcohol, nuevas tecnologías…Un periodo de cambio y autodescubrimiento que tanto a ellos como a su entorno les costará adaptarse y eso repercutirá en su forma de relacionarse con los demás, pudiendo generar conflictos con la familia, con profesores, amistades, parejas…

La experiencia con el acompañante y el encuentro consigo mismo consigue resolver éstos y otros conflictos, que en ocasiones son tan difíciles de manejar.

Aquí siempre trabajaríamos en coordinación con la familia, los profesores y otros profesionales del ámbito pedagógico y sanitario.

En adolescentes el Acompañamiento Terapéutico permite trabajar y prevenir problemas relacionados con:

  • Fracaso Escolar.

  • Absentismo.
  • Falta de motivación.
  • Relaciones sociales.
  • Drogodependencias y otras adicciones.
  • Bulling.
  • Conflictos familiares.

La adolescencia es un periodo difícil y en constante evolución

CONTACTO